Entrada | Blog / Artículos
Artículos
Factura electrónica
Factura electrónica

La factura electrónica

... y la de papel

A partir del 1 de enero de 2011 será conveniente, pero no obligatorio, emitir facturas en forma electrónica para las personas físicas y morales cuyas facturas excedan los $2,000 pesos de valor. Esta disposición requiere de que el sistema de contabilidad, además de ser electrónico, también esté conectado a Internet al momento de facturar. A la fecha el 26% de los contribuyentes; mayormente personas físicas; ha adoptado esta modalidad y los siguientes 6 meses de este año serán insuficientes para que el restante 74% la adopte. Si consideramos que en México más del 90% de las entidades económicas tienen menos de 25 empleados, vemos que el esfuerzo requerido para que adopten esta disposición legal y modalidad tecnológica queda fuera de sus posibilidades humanas y materiales.

A nuestro parecer la operación desde las empresas enfrenta muchas dificultades que considerar, entre ellas:

Destinatarios. La factura electrónica resuelve parte de la problemática de las grandes empresas, como los supermercados, que necesitan tener toda su operación en línea para funcionar en gran escala. Los proveedores que les atienden no tienen más remedio que plegarse a sus especificaciones so pena de no poder tener operaciones con ellas. El resto de las empresas, el 98%, no requiere de tal sofisticación y opera con sistemas más económicos. Será necesario cambiar la cultura comercial para lograr que sus clientes abran su correo electrónico, si tienen, y procesen la factura electrónica que les han enviado. Lo que hemos encontrado es que los clientes de todas maneras solicitan se les haga llegar una factura impresa. Esto, en lugar de resultar en un ahorro ha resultado en un aumento de costos.

Sistemas. El que todo un país de pronto requiera de factura electrónica ha sido visto como una oportunidad de oro para los creadores de sistemas. Como al inicio eran unos pocos, los precios eran fabulosos. A medida que pasan los meses los precios están bajando y la competencia se acentúa. Es difícil escoger un proveedor cuando el mercado apenas comienza y está poblando de muchas, variadas e incompatibles soluciones.

Actualización. En México las disposiciones fiscales cambian todos los años y muchas veces al año. Es de esperar que también cambien las disposiciones referentes a la factura electrónica. ¿Y los sistemas de facturación? pues también deben cambiar. En comunicaciones con los proveedores de sistemas de facturación electrónica encontramos que piensan cargar sólo el 60% del precio de compra por cada actualización del mismo. Es necesario entonces considerar los costos ocultos y visibles de la actualización de los sistemas.

Conectividad. Aun en una gran ciudad como la Ciudad de México la conectividad sufre en la temporada de lluvias. Recientemente uno de nuestros queridos clientes en la zona devastada por el huracán Alex no tuvo conectividad en sus oficinas debido a la ruptura de las líneas telefónicas. Esta situación nos dió un ejemplo de lo que prevalecerá en las zonas que son afectadas por huracanes en México: no van a poder facturar en línea durante días. Para evitar la parálisis los sistemas deben considerar prefacturar, en lo que se regularizan las comunicaciones.

Estabilidad del SAT. La seguridad y estabilidad de la facturación de todo un país va a descansar en la seguridad, estabilidad y capacidad del sistema del SAT para procesar cada solicitud de certificado digital que llevará cada factura electrónica.

Entorno social. La inseguridad y guerra en la que vivimos afecta nuestro modo de operar. Ha sido preciso aprender a no depender de operar en un local específico o con una computadora en particular, sino "subirnos" a Internet para poder hacer una administración y control ubícuos: realizarlos en cualquier parte donde podamos conectarnos. Esta guerra, que parece no tener fin, se caracterizará por la virtualización de la administración: sistemas que operen en Internet, seguros, económicos y ubícuos.

Pero ... resulta que las facturas impresas son vigentes durante 2 años y van a continuar siendo válidas hasta que venzan. Así las cosas, quien tenga muchas facturas de papel podrá esperar a que las disposiciones legales respecto de la factura electrónica se estabilicen, la selección natural depure a los participantes, los sistemas bajen de precio, los compradores se familiaricen con la factura electrónica, el personal se capacite y entonces sí, adoptar la factura electrónica en forma económica.



Comentarios (0)


Le invitamos a compartir sus ideas con los mejores expertos. Los comentarios son responsabilidad de quien los emite y no representan la opinións de webmaster.com.mx.
Todos los comentarios son moderados y nos reservamos el derecho de publicarlos. Respetuosos de su privacía, publicaremos el nombre de quien lo emite pero no su dirección de correo electrónico.


Envíe su comentario

1995 - 2017    22 años haciendo Internet
Hospedaje por webmaster.com.mx